HOTEL ENCANTADO MONACHIL GRANADA
  Hotel Rural Monachil (CERRADO)

Coord. GPS 37.1193, 3.54439

Calle Jupiter 2,
18193 Monachil,
Sierra Nevada National Park, Granada
España

Hotel Monachil, el hotel de los 7 fantasmas

Historia

El Hotel Monachil, al que sus propios gestores comparan con el hotel de la película El Resplandor, está ubicado en el idílico paraje del Parque Nacional de Sierra Nevada, a las afueras de la localidad de Monachil, Granada.

En él, imágenes espectrales, presencias invisibles y susurros del más allá convierten al Hotel Monachil en foco de energía paranormal. Una niña que se refleja en la pared, junto a la escalera. La puerta donde se oyen voces y aparece una mujer que no existe. En la planta superior, se rompen las cerraduras de la “habitación del muerto”.

Y es que en este hotel de arquitectura alpina, con tejas de pizarra y grandes cristaleras en las que el sol dibuja extraños juegos de luces fue donde Inmaculada Rivero, mujer emprendedora que había levantado ya varios negocios, llegó a Colinas Bermejas, y se dio de bruces con que el hotel había tenido varios gestores que no lograron mantenerse demasiado tiempo en el lugar e incluso, en algún caso, se encuentran aquejados de problemas psicológicos.

LA HABITACIÓN 109, LA HABITACIÓN DEL MUERTO

La primera llamada de atención ocurrió mientras trabajaban para reabrir el establecimiento en julio de 2012. Se dieron cuenta de que dos de las habitaciones no se podían abrir. Tenían las cerraduras empotradas y de ellas emanaba un olor desagradable.

De la que se llama ‘Mulhacén’, la 109, surgía el sonido del hilo musical instalado en el edificio. «Hubiera sido normal si no se mantuviese la música cuando apagábamos el sistema e incluso cortábamos la luz. No sólo era el sonido y el olor, que podía ser de cañerías, sino que desde el interior, a pesar de la puerta cerrada, surgía una extraña sensación de dolor y melancolía».

Intentaron abrir la puerta en varias ocasiones sin conseguirlo, tuvieron que forzar la entrada de las dos habitaciones. Como pensaban que encontrarían un cadáver,dado el pestilente olor que salía por las ranuras de la habitación,  la apodaron “la habitación del muerto”.

Pero cuando lograron abrirla no había nada. Cambiaron la cerradura electrónica por otra normal, pero volvió a empotrarse en dos ocasiones más. «El cerrajero no podía entender que una vez se rompiese el cuadratín por la mitad y otra, se moviese la pletina del interior de tal forma que impedía que la puerta basculase y, por tanto, se pudiese abrir».

Rafael Casares, escritor, experto en fenómenos paranormales, asegura que un mínimo poder telequinésico (capacidad de mover cosas con la mente) podría ser suficiente para modificar la pletina de la puerta, aunque para seccionar la regleta que une los pomos de la cerradura haría falta una gran fuerza mental.
El día de la inauguración del Hotel Monachil, la habitación 109 volvió a cerrarse sola.

APARICIONES DEL HOTEL MONACHIL

La presencia de los espíritus se mantuvo en el tiempo casi como una anécdota, pero poco después, una amiga a la que Inmaculada le envío una foto de la fachada del edificio, le devolvió el archivo y le preguntaba quién era la mujer embarazada que aparecía junto a la puerta.

«Cuando hice la foto no había nadie y la imagen que le envié por el móvil no mostraba más que el edificio, pero cuando ella me la devolvió la señora, aparentemente encinta, estaba en la imagen», dice Inmaculada, quien en otra foto tomada del interior de la cafetería descubrió la presencia de una niña de pelo rubio que se reflejaba en la pared situada junto a la puerta que accede a la recepción. «Por el aparente brazo de la silla donde está la niña se puede saber que estaba sentada en el patio exterior y se reflejaba en el interior, pero es que en la terraza no había nadie».

Tras tener que cerrar el hotel recién inaugurado por problemas de carácter legal y administrativo,  Inmaculada y su compañero, que vivió solo en el hotel durante un invierno, aseguraba que «la sensación de ser observado y estar en peligro era constante», lo que puso el caso en manos de especialistas.

«Realizamos psicofonías que han dado resultados alarmantes», afirman Rafael Casares y miembros del equipo de Raudive, dedicados a la investigación paranormal. En una de ellas, tomada en la cocina, una voz indica con total claridad: «Una niña muerta», lo que parece tener una relación directa con la pequeña reflejada en la pared de la cafetería.

En las escaleras que acceden a las habitaciones una voz de hombre quedó impresa en la grabadora: «Esta es mi escalera y siempre he estado aquí». Una frase que se grabó en el mismo lugar donde una mujer, cliente del hotel, había asegurado que alguien la había empujado.

En otra de las grabaciones había un intento de conexión entre los mundos. La voz, en este caso de mujer, decía: «Yo te ofrezco hablar».

Han sido más de un centenar de psicofonías, dice Casares, que afirma que algunas de ellas no dejan lugar a dudas, como la que preguntaba, «¿no sientes el miedo?», y la que habla de alguien que se llama «Mikel». Asegura que «en estos días de investigación ha habido incluso un interés por las fuerzas paranormales en comunicarse, y las voces nos dicen que hemos tardado mucho en volver».

La existencia de fenómenos paranormales está clara, al menos es la convicción de Inmaculada Rivero y de quienes han vivido en este hotel rural convertido en el centro donde fluye una energía desconocida.

Los expertos aseguran que los cursos de agua subterráneos son conductores de fuerzas paranormales. Bajo el Hotel Monachil, mientras lo preparaban para abrir, se produjo una fuerte emanación de agua. Había explotado un ‘acuífero confinado’, una bolsa de agua apresada bajo la tierra desde hace centenares de años.

FANTASMAS DEL HOTEL

En posteriores investigaciones en busca de actividad paranormal en el hotel se detectaron resultados sorprendentes. Los fantasmas tienen nombre. Se llaman Carmina, Rafa y Mikel. Son tres de las siete presencias fantasmales que de forma reiterada se han mostrado en las grabaciones psicofónicas realizadas en las instalaciones del Hotel Rural Monachil, en pleno corazón de Colinas Bermejas.

Espectros que se dirigen a quienes recorren sus estancias, escaleras y habitaciones, conversan entre ellos y muestran sus temores, porque saben que no están solos. A ellos se suman seres críptidos (animales desconocidos y cuya existencia no está probada) a los que llaman ‘rods’ y que son invisibles para el ojo humano debido a la gran velocidad a la que se mueven, organismos que pueden ser captados por cámaras de vídeo y que a veces se logran ver si se revisan las grabaciones fotograma a fotograma.

A raíz de las investigaciones, las manifestaciones se fueron incrementado de tal forma que el Hotel Rural Monachil se convirtió en uno de los centros neurálgicos de mayor actividad paranormal de toda España.

LAS SIETE VOCES DEL MAS ALLÁ

José Luis Carretero asegura que «las manifestaciones son aleatorias, pero continuas». Las voces de los fantasmas se han registrado en una gran cantidad de grabaciones dentro del Hotel Monachil. Los investigadores no sólo realizan registros de audio especialmente dirigidos a puntos concretos del lugar que investigan, en horas o espacios elegidos, sino que en ocasiones graban permanentemente, ya que han detectado que las voces espectrales «se cuelan en nuestra conversaciones previas y posteriores a la investigación en sí.

Detrás de estas intrusiones psicofónicas hay claramente unas ‘inteligencias’, que no solo responden y apostillan lo que hablamos , sino que dan una serie de detalles de lo que quizás les pudo ocurrir. Hemos encontrado, al menos, siete registros de diferentes voces, que se repiten en diferentes grabaciones, y en más de una ocasión, parecen entablar diálogos entre ellas».

Asegura Carretero que algunas han dejado claro hasta sus nombres: «Hay una mujer con acento granadino que dice llamarse Carmina, una chica joven con una voz inquietante y dulce y un muchacho que se llama Rafa. También aparece la voz penetrante de un hombre maduro, otra que pertenece a un señor mayor con acento extranjero, una jovencita que parece canturrear de vez en cuando y una presencia más destacada a la que llamamos ‘alfa’ y ‘líder’, que es terrorífica y está como distorsionada, metalizada y muy grave. Es la que nos advierte de que sobramos en ese lugar y que estaremos por poco tiempo».

A estas ‘inteligencias’ hay que añadir las voces que se captaron en las primeras psicofonías, en las que aparecía el nombre de ‘Mikel’.

Entre las psicofonías hay algunas realmente interesantes, como la de la voz del ‘líder’ que dice: «¡cuanto miedo!». La voz con acento inglés que amenaza de forma clara: «Te voy a matar», una intrusión que Carretero afirma que «nos pone los pelos de punta».

Fue la grabación recogida después de que Casares fuese empujado por las escaleras que consideran como ‘foco’ principal de la actividad paranormal. Otra de las grabaciones de la voz del ‘líder’ pregunta: ‘¿Los veis?’ refiriéndose a nuestra presencia en el hotel».

A las voces se añaden surgencias de luz que salen desde el suelo de madera y cemento.

SERES OCULTOS

El fantasma de la voz varonil y penetrante es quien da la alerta sobre la existencia de seres críptidos, al decir en una de las psicofonías: «Hay un ser de luz». Los investigadores no pensaron que podrían captar la imagen de uno de esos organismos llamados ‘rods’, pero ahí estaba.

Tras dejar la cámara de vídeo en una de las ‘zonas calientes’ del Hotel Monachil, se pudo ver un cambio en la iluminación de la estancia y algo que se movía rápidamente de derecha a izquierda.

Al parar la imagen, el ‘rod’ había sido captado. «Estábamos grabando en el restaurante y desde la oscuridad surge este extraño ‘animalito’, que no tiene relación con los fenómenos que allí ocurren, pero es cierto que casi siempre que se han captado a estos seres, ha sido en lugares con un gran movimiento de energía telúrica, es decir energía que emana de la tierra sin una causa aparente», dice este investigador del equipo Raudive, que considera que la existencia de este ‘rod’ avala la característica paranormal de este enclave del municipio de Monachil.

Después de investigar sobre todo lo que ocurre en este hotel, no tenemos duda que, cuando se reabra, habrá que tener valor si se elige el Hotel Monachil para pasar una noche. Y especialmente… en su habitación 109!

Enigmaps


SIGUE LEYENDO EN LA FUENTE ORIGINAL


Hotel Rural Monachil (CERRADO)

Calle Jupiter 2,
18193 Monachil,
Sierra Nevada National Park, Granada
España

Localización : 37.1193, 3.54439

•  


Tours

DISFRUTA RUTAS EN COCHE POR LA ZONA

VISITAS GUIADAS

Fotografías

Dónde dormir



Booking.com

Otros misterios cercanos