Calle Antonio Grilo

Coord. GPS 40.42346, -3.70800

Antonio Grilo, 3
28015 Madrid, España

Antonio Grilo, la calle maldita de Madrid

Historia

Desde 1909 se tiene noticias de muchas muertes en la Calle Antonio Grilo de Madrid: varios vecinos se quitaron la vida tirándose al vacío, otros sufrieron accidentes perdiendo la vida, atropellos, ramas de árboles golpeando mortalmente por causa de un temporal y derrumbamientos como el de la Calle Grilo Nº 14 que dejó sin hogar a siete familias.

Abundantes sucesos de esta índole, dieron lugar a que la gente comenzara a pensar que la calle estaba maldita. 

LAS MUERTES DE LA CALLE ANTONIO GRILO

Según la crónica negra de Madrid, ya desde antes de que la calle llevara el nombre de Antonio Grilo se sucedieron asesinatos constantes en este lugar.
Anteriormente llamada calle de las Beatas (por el convento que allí había) esta calle maldita era conocida por un famoso crimen. Un cura se enamoró de una feligresa, costurera de profesión (muchos de los asesinatos que se cometieron posteriormente tienen que ver casualmente con este oficio) y asesinó a un vecino que le acusaba públicamente de ello.
El sacerdote fue condenado a muerte (el primer cura condenado en España) y Carlos III le salvó de la pena.

En 1909, una mujer paralítica que vivía en la Calle Antonio Grilo, despechada porque su marido le era infiel, decidió rociarlo con Vitriolo (como antiguamente se denominaba al ácido sulfúrico), tomándose la justicia por su mano.

En 1911 un misterioso hombre atacó en esta calle a dos menores y drogó con cloroformo a uno de los niños para robarle, desvaneciéndose en las sombras después.

El 2 de Marzo de 1915, una pareja que iba caminando por la Calle San Bernardo, al llegar a la Calle de Antonio Grilo, justo frente al número 3 (el edificio maldito) fue atacada, resultando degollado Angel Castellanos.

Fue un crimen pasional, puesto que Ángel Castellanos había comenzado dos meses antes la relación con la joven, Emilia Navas de veinticuatro años de edad y planchadora . Su anterior pareja, Daniel Yagüe, presa de los celos, asaltó a la Emilia y Angel en plena calle y sin contemplaciones degolló al joven con una navaja. De nuevo, una de las personas involucradas en los hechos dedicaba su vida a un oficio relacionado con la costura y confección.

El 18 de Abril de 1926, tres vecinos bromeaban en un bar situado en la Calle Antonio Grilo. Continuando la broma, al salir precipitadamente del local se tropezaron con un individuo que no encajó bien la gracia de los tres hombres y, sacando una navaja, asestó una puñalada a uno de ellos en el tórax.  

En el año 1932, unos cocineros que trabajaban en el Café San Bernardo comenzaron a discutir; salieron a la calle, y entre las confluencias de la Calle San Bernardo con Antonio Grilo, justo en el mismo lugar donde fue asesinado Ángel Castellanos 17 años antes, comenzaron a pelear. Uno de ellos, comenzó golpeando con una botella de vino en la cabeza, y el otro reaccionó sacando un cuchillo de grandes dimensiones de su mandil, clavándoselo en el estómago y atravesándolo por completo.

El 1 de Mayo 1933, una persona falleció en Madrid y otras tantas sufrieron heridas de diversa consideración, a causa de un temporal de fuerte viento y lluvia. Da la fatalidad, que la víctima, Petra Pérez de setenta años de edad, vivía en la Calle Antonio Grilo.

No dejando de ser una casualidad, ese mismo día, Don Virgilio Gutiérrez sufre heridas de diversa gravedad en la cabeza y el pecho en otra zona de Madrid. Don Virgilio también vivía en la Calle Antonio Grilo número 14, finca que un año antes, había sufrido un derrumbe.

El 9 de Noviembre de 1945, los diarios dieron la noticia del hallazgo de un cadáver en el 1ºDcha del número 3 de la Calle Antonio Grilo. Los vecinos alertaron por el hedor que desprendía el piso, y fue encontrado en un estado avanzado de descomposición, Felipe de la Braña Marcos, de 48 años de edad y “camisero” de profesión (una vez más, el referente a la costura relacionado con una muerte violenta).

Apareció muerto con una herida inciso contusa en la cabeza, y hallado con un mechón de pelo en la mano derecha. Según los forenses que llevaron el caso, el asesinato se produjo posiblemente el día 3 o 4 de Noviembre y el arma homicida fue un martillo con toda seguridad. Probablemente, fue víctima de un robo, aunque nunca se encontró al culpable.

En Septiembre de 1948, la policía encontró el cadáver de otro vecino de este inmueble con la parte trasera de la cabeza destrozada. De nuevo el crímen quedó sin resolver y nunca se detuvo al culpable de esta muerte.

Sin embargo, el crimen más atroz y sonado de Antonio Grilo tuvo lugar en el número 3, el lugar más maldito de la calle.

EL AMITYVILLE ESPAÑOL (Calle de Antonio Grilo Nº 3)

El 1 de Mayo de 1962 a las ocho menos veinte de la mañana, se recibió una llamada en la central del 091 de la Dirección General de Seguridad: un hombre que parecía estar enajenado, les informaba que había matado a toda su familia con un martillo, un cuchillo y una pistola.

El hombre se negaba a decir desde dónde llamaba. Los policías consiguieron averiguar los apellidos del “enajenado” y buscando, en las guías de teléfono, encontraron dos con los mismos apellidos: uno en la Calle Luna y otro en la Calle Antonio Grilo.

Enviaron dos coches patrullas a sendas direcciones y al llegar a la Calle Antonio Grilo, la patrulla vio a un hombre gritando en el tercer piso. Con ayuda de la portera, llegaron al piso 3ºDcha y le invitaron a abrir la puerta; en el interior de la vivienda sólo se escuchaba a José María Ruíz Martínez, pero ni un solo murmullo de la familia.

Las fuerzas de orden público insistieron, pero José se negó y les dijo que solo abriría la puerta a un padre carmelita y “que toda su familia descansaba felizmente”.

Se buscó al carmelita, el padre Celestino, en el Templo de Santa Teresa de la Plaza de España y este intentó calmar a José María, pero el hombre cada vez más fuera de sí, comenzó a enseñar por la ventana el cadáver de dos de sus cinco hijos, ensangrentados y mutilados.

Fue en ese momento, cuando la policía intentó forzar la puerta de la vivienda para acceder a ella, pero instantes antes de conseguirlo, se escuchó una detonación en el interior del piso. La imagen que encontraron fue espeluznante, los cuerpos sin vida y mutilados de sus cinco hijos (de 14, 12, 10, 5 y 2 años respectivamente), el de su esposa (40 años) y el suyo propio, este último con un tiro en la cabeza, yacían en distintas partes de la vivienda..

Aunque el tremendo crimen revela una personalidad escalofriante tras el asesino, lo cierto es que los vecinos consideraban al padre de familia, (de nuevo, sastre de profesión), como un hombre tranquilo y amable. Se dijo que las responsabilidades patrimoniales le llevaron a perder la cabeza, pero las personas que contemplaron atónitos el atroz suceso, relataron que Jose María Ruiz Martinez no paraba de repetir que “las voces le obligaban a hacerlo”. 

En el piso maldito se han realizado investigaciones paranormales con sensitivos y equipo técnico y los resultados han sido positivos, registrándose psicofonías en el lugar.

MÁS MUERTES DE LA CALLE MALDITA

Aquí, sin embargo, no terminan los sucesos escalofriantes de este número maldito de la Calle Antonio Grilo. Casi al año siguiente de haber ocurrido este estremecedor caso, bautizado como el “Amityville español” , en Abril de 1964 en el número 3 de esta calle maldita y de nuevo en el tercer piso, Pilar Agustín Jimeno, estranguló a su bebé nada más nacer y para ocultar su crimen, le envolvió en una toalla y le escondió en un cajón. Fue detenida poco después.

En unas obras de remodelación años más tarde,  se hallaron fetos de niños en el número 9 de la calle Antonio Grilo, y para continuar con la maldición, al modernizar el edificio instalando un ascensor, la empresa encargada de hacerlo se encontró con numerosos problemas en la realización de su trabajo que originaron una demora excesiva en la finalización de la obra…

El hecho de la aparición de los fetos podría deberse a que antiguamente sobre este terreno se ubicaba un cementerio por lo que, tal vez todos los restos no fueron trasladados, como debería haber ocurrido, a un nuevo lugar de reposo.

Y los ataques violentos continúan ya que, en 2004, en el número 8 de Antonio Grilo, un ciudadano francés de 42 años resultaba herido a manos de un magrebí de 37 por un supuesto ajuste de cuentas. El arma utilizada para perpetrar el crimen fue machete de grandes dimensiones y el herido recibió grandes cortes en la espalda y la cara.

Por tanto, este edificio y sus alrededores acumulan una desorbitada cantidad de acciones violentas y muertes sin que la mayoría hayan sido esclarecidas o se haya sabido qué motivo a sus autores a llevarlas acabo, lo que convierte a esta calle en uno de los lugares más malditos de Madrid.

Enigmaps


SIGUE LEYENDO EN LA FUENTE ORIGINAL


Calle Antonio Grilo

Antonio Grilo, 3
28015 Madrid, España

Localización : 40.42346, -3.70800

•  


Tours

MADRID TOUR MISTERIO
TFNO: +34 693057805 Página Web

DELUXE TOURS
Página Web

ANIMA MUNDI
TFNO: +34 691 232 842 Página Web

MADRID GHOST TOUR
Página Web

CARPETANIA MADRID
TFNO:+34 915 314 018 Página Web

Fotografías

Dónde comer

RESTAURANTE SKY
Travesía Parada, 6, 28015 Madrid
TFNO:+34 640 05 69 47 Página Web

JOTA BATELA
Calle de Silva, 23, 28004 Madrid
TFNO:+34 915 21 32 08 Página Web

CALLE 30
Calle Pez 30, 28004 Madrid
TFNO:+34 915 315 295 Página Web

ALGO +
Calle Noviciado 2, 28015 Madrid, España
TFNO:+34 654 551 080 Página Web

Dónde dormir

NUESTROS RECOMENDADOS

  • HOTEL ENCANTADO EN LA ZONA

PETIT PALACE POSADA DEL PEINE
Calle Postas 17, 28012 Madrid, España
Página Web
Descubre su misterio

 

  • OPCION NORMAL

HOTEL VINCCI VIA 66
Calle Gran Vía, 66, 28013 Madrid
TFNO:+34 915 50 42 99 Página Web

HOTEL STERLING GRAN VIA
Calle de San Bernardo, 29, 28015 Madrid
TFNO:+34 915 42 04 00 Página Web

HOSTAL ABAMI II
San Bernardo 35, 2º izq.
TFNO: +34 915 424 688 Página Web



Booking.com

Otros misterios cercanos